Cómo jugar con un hámster

Cómo jugar con un hámster

Jugar con un hámster

Los hámster son animales bastante rápidos y,si los dejamos fuera de la jaula, no podemos quitarle el ojo de encima o en dos segundos lo habremos perdido de vista.

Cuando un hámster llega a casa, muchas son las expectativas que se crean de tenerlo siempre con nosotros y jugar con él pero rápidamente nos damos cuenta de que no es tan fácil.

Las ruedas que ponemos en sus jaulas, o los sistemas de tubos por donde sube y baja son muy útiles para que el animal juegue y también podemos hacer algunas cosas para que juegue fuera con nosotros.

Jugar con el hámster

A los hámster les encanta correr y trepar por eso, podemos coger algunos tubos de papel higiénico que se haya acabado o de servilletas de cocina y unirlos entre sí. Para unirlos no uséis pegamento porque puede ser perjudicial para su salud. Cuando los hayamos unido (bastará con cortar un poco un lado de cada rollo y meterlo dentro del siguiente) podemos poner a nuestra mascota a correr a través de ellos. Podemos hacer grandes obras de arte con varios túneles diferentes para que así sea mayor la diversión.

Bola para hámster

 

Venden unas bolas en el mercado, normalmente de plástico, que se utilizan para que el hámster pueda rodar por toda la casa sin miedo de perderlo. Será muy divertido verle corretear dentro de la bola mientras inspecciona todo lo que le rodea.

Si tenemos una habitación vacía o con pocas cosas, podremos soltarlo mientras sepamos a ciencia cierta que no puede pasar por debajo de la puerta o que no hay sitios profundos donde pueda esconderse. Dejarle premios como trozos de zanahoria en las esquinas harán que se mueva más rápido aún.

Tenerlo en las manos es también una forma de interactuar con él y de que se acostumbre a nosotros pero, son muy rápidos así que cuidado porque intentará salirse de las manos.

 

Sin Comentarios

Deja tu comentario