Dálmatas, perros de cuento

Dálmatas, perros de cuento

Dálmatas, perros de cuento

Disney es el principal responsable de que veamos desde hace años a los cachorros de dálmatas como unos de los perros más graciosos y bonitos que existen. Y realmente atractivo lo es. Su pelo con blanco con manchas negras y su estructura física lo convierten en un animal tan elegante que en su época llegó a ser un símbolo para la aristocracia.

El carácter de los dálmatas los convierte en las mascotas ideales, sobretodo por su capacidad de aprendizaje y adiestramiento y su dulzura, aunque también posee una cierta independencia. Lo que sí es verdad es que son animales muy cariñosos y juguetones,  les encanta notar los mimos de sus dueños y estar con niños, compartiendo sus juegos.

Si vas a una tienda de mascotas a comprar un dálmata puedes llevarte una sorpresa: los perros de esta raza no empiezan a tener sus características manchas negras en el pelo hasta que llegan a su tercera semana de vida. De su aspecto también destaca que es un perro fuerte y con músculo, cuya cola es amplia en la base y se va afinando hasta llegar a su extremo. Su pelo es increíblemente duro, denso y brillante.

El dálmata es uno de los perros que necesita menos cuidados específicos. Un cepillado regular y un buen paseo diario son suficientes para que este animal viva perfectamente en un hogar. A nivel de salud puede tener problemas de piel  o  cálculos en el riñón, aunque la enfermedad que estadísticamente tiene opción de sufrir más es la  sordera, de origen completamente hereditario. Un tanto por ciento considerable de los cachorros de dálmata nacidos pueden ser sordos de al menos un oído, aunque ninguno de sus padres lo sea. A las cinco semanas de su nacimiento un veterinario ya puede decirte si un perro de esta raza será sordo.

Sin Comentarios

Deja tu comentario