Orejas de perro: cómo cuidarlas

Orejas de perro: cómo cuidarlas

Orejas de perro
orejas de perro

Orejas de perro: cómo cuidarlas

Las orejas de los perros son una parte muy sensible de nuestra mascota. Es por eso que es necesario estar atentos ante cualquier síntoma o manifestación de irritaciones o infecciones, ya que pueden devenir en severos dolores para nuestro fiel amigo.

Lo primero y principal sobre las orejas de los perros es que necesitan ser limpiadas, según veterinarios especialistas, cada tres semanas. Aproximadamente el 10% de los perros que concurre al veterinario se debe a una infección en el oído o un problema en la zona.

Las razas de perros que poseen orejas grandes y largas como el basset y el cocker requieren de mas atención puesto que poseen el conducto del oído externo mas cerrado que el resto de las razas, por lo que necesitan mas vigilancia ya que son proclives al desarrollo de nidos de parásitos de mosca e infecciones.

En razas pequeñas como los caniches, el bichon y los yorkshire poseen pelos en el pabellón auditivo por lo que se concentra en mayor medida el cerumen o cera, creando tapones que producen inflamación ya que se produce la acumulación de  bacterias.
Para evitar esto, es necesario utilizar algun algodón embebido en aceite mineral tibio o productos de venta oficial y recomendados por el medico veterinario.

Cuando el perro se lastima alguna de sus orejas, ya sea jugando o riñiendo con otros perros o alguna herida causada por gusanos de la mosca, se produce una hemorragia abundante, por lo que es importante no asustarse y aprender a curarle las heridas.

La tarea es muy sencilla pero debe hacerse con cuidado: tomar un algodón empapado en agua oxigenada y aplicarlo sobre la zona, luego vendar la oreja pegada a la parte superior de la cabeza.

El síntoma mas frecuente de que el perro tiene una molestia en su oído, es que se rasque permanentemente, gima, y el pabellón presente un color rojo.

Sin Comentarios

Deja tu comentario